La adivinación con cartas españolas te pueda ayudar a traducir lo que responden los naipes del tarot en caso de que necesites ayuda. Por medio de la lectura de la baraja española tienes acceso a la videncia gratis, tu yo superior te lleva en su viaje y permite a tu historia íntima de amor desarrollarse. Al permitir que la energía universal fluya en cualquier parte de tu personalidad, la baraja española ayuda a la curación psíquica cuando la persona está en la necesidad de ser ayudada. El tarot con cartas españolas permite aprovechar la energía espiritual haciendo que cualquier obstrucción se libere sanando cualquier aspecto de tu vida que tengas que limpiar, el trabajo de curación que realizan las tiradas de cartas españolas es muy necesario.

Tirar las Cartas Españolas de manera Profesional

Si te decides a tirar las cartas españolas de manera profesional aunque sea para ti mismo, trata de ser lo más objetivo posible. Fingir que estás haciendo la lectura para otra persona puede ayudarte bastante. Controla tus propias emociones, sin ir demasiado lejos en afectarte por lo que parezcan indicar los arcanos, aunque en principio pueda resultar negativo. He encontrado siempre que las preguntas al Tarot Español se expresan mejor en forma de ¿Qué?, en lugar de ¿Por qué? Ejemplo: ¿Cuál es la lección que necesitamos aprender? O para obtener un conocimiento más profundo en respuesta a ¿Qué ha sucedido?

Si tú (o tu cliente, si te dedicas a echar las cartas españolas como profesional) conocéis el tema general que deseáis abordar, pero estáis teniendo dificultades para formular una pregunta concreta, tomaos unos pocos minutos, anotad todas las preguntas que podáis tener. Id luego más allá de estas preguntas, definid lo que es similar acerca de ellas, hasta la forma de una cuestión que sea relativamente inclusiva. Por ejemplo, si todas las preguntas se forman alrededor del amor, una buena pregunta puede ser, ¿Qué necesito saber sobre mis relaciones sentimentales, y qué medidas se me permite tomar para tener sobre ellas un mayor control?

Una vez que la cuestión se ha definido (y no tengas miedo de ayudar a tu cliente si es necesario cambiar su pregunta en algo que le traerá una más concreta, que conduzca a una respuesta más profunda, lo mismo vale para ti), solicita al consultante que mantenga la pregunta en su mente mientras procede a mezclar la baraja, o hazlo tú mismo, si es tu elección. (Si decides que en la lectura se interpretan como invertidas las cartas que así salgan, asegúrate primero de girar un cierto porcentaje de las cartas antes de que se barajen para la tirada). Es este enfoque sobre la cuestión lo que permite llevar la videncia del Tarot a través de la profundidad en la mayoría de sus respuestas. La falta de atención en este punto se traducirá en una lectura que puede tener poco o ningún sentido en absoluto.

En este importante momento, yo invoco a mis guías en silencio (ángeles, santos, espíritus, dios, cada uno según crea), y también a los guías de mi cliente, invitándoles a estar con nosotros durante la lectura. Pido que la información que está a punto de ser trasmitida, lo sea a través de la más alta calidad, y que llegue en aras de la claridad a mí y para mi cliente.

Una vez que el consultante cesa de barajar, le pido que tome la baraja en su mano izquierda y la divida en tres montones de izquierda a derecha. Luego de recoger las cartas, colocando el pilote del centro bajo el montón de la izquierda, y el conjunto de la pila en la parte superior del montón de la derecha. No hay ninguna regla inamovible a partir de aquí, esto es sólo lo que yo acostumbro hacer, aunque en realidad no es necesario hacerlo en absoluto. Antes de que se expongan las cartas, una decisión más hay que tomar. Algunos Tarotistas y videntes han incorporado la figura del Significador (sacar una carta para representar a la persona que consulta), y otros no lo hacen. No hay ninguna regla inamovible al respecto. Todo ello se reduce realmente a lo que haga que el cartomante esté cómodo.

Si te decides a hacer la lectura incluyendo un significador, hay varias maneras en que la carta se puede elegir. Puede hacerse sacando una al azar, puedes valerte del signo astrológico de tu cliente para determinar el palo (Bastos son Aries, Leo y Sagitario; Copas son Cáncer, Escorpio y Piscis; Espadas son Géminis, Libra y Acuario; Oros son Tauro, Virgo y Capricornio), o puedes utilizar sus características físicas. En el método que usa los signos del Zodíaco, una vez que el palo se ha definido, la carta de las Figuras de la Corte (Sota, Caballo y Rey) que mejor se adapte al consultante será elegida. La Sota la mayoría de las veces son vistas como niños (o adolescentes), de uno u otro sexo; los Caballos como los jóvenes adultos de uno u otro sexo; los Reyes como hombres adultos y hembras adultas (o mujeres casadas y varones casados) aunque las cartas muestran a hombres o mujeres, sus atributos representativos pueden aplicarse por igual a ambos sexos.

Para el método que utiliza las características físicas, la opinión tradicional es:
OROS: Gentes de piel clara, ojos grises o azules, pelo pelirrojo o rubio.
COPAS: Personas de ojos azules o de color marrón claro, pelo rubio oscuro o castaño claro, piel clara.
BASTOS: Ojos avellana, castaños o verdes, pelo castaño, piel olivácea.
ESPADAS: Ojos castaño oscuro o negros, pelo negro, piel oscura.
Utilizar este mismo sistema para determinar qué carta de la Corte define mejor al consultante.